Encabezado Boletin
ISSN 2525-040X   

Número 22, DICIEMBRE de 2017

"COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD EN LA ARGENTINA:
ACTUALIDAD, EXPECTATIVAS Y DESAFÍOS"

El derecho a la salud: ¿cuál es el modelo para América Latina? Por Nila Heredia, Cristina Laurell Asa, Oscar Feo, José Noronha, Rafael González-Guzmán, Mauricio Torres-Tovar.

Publicado en línea en The Lancet el 16/10/2014 y traducido al español con permiso. MEDICC Review, 2015, Vol 17, Suplemento S17

Versión en inglés disponible en: http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(14)61493-8/abstract

Acceso al texto en español: http://www.medicc.org/mediccreview/index.php?issue=33

Descriptores: <América Latina> <Organización Mundial de la Salud> <Organización Panamericana de la Salud> <Política de salud> <Planificación de la salud> <Cobertura Universal de Salud&> <Estrategia del desarrollo> <Sistema de salud> <Servicios de salud> <Atención médica> <Atención primaria de la salud> <Condiciones de salud> <Acceso a la salud> <Gobernabilidad> <Calidad> <Eficiencia> <Gastos de salud> <Financiamiento de la salud> <Derechos humanos> <Equidad social> <Participación comunitaria> <Análisis comparativo>

El interés suscitado por la Atención Sanitaria Universal se ha intensificado en los últimos tiempos gracias al debate de la Cobertura Universal de Salud (CUS) incorporada en los acuerdos posteriores al 2015.

No obstante, estos términos han de examinarse con cuidado ya que adquieren diferentes connotaciones, según los distintos intereses sociales, políticos y financieros. Algunos sostienen que la CUS puede lograrse a través de seguros obligatorios, ya sean sociales, privados o públicos, en diversas combinaciones, mediante la segmentación de la población, según la capacidad adquisitiva de los grupos sociales.

Esta posición considera que la salud es, en lo fundamental, responsabilidad del individuo y que la atención en salud ha de ser financiada por particulares y empleadores y no por el Estado, o al menos no debe constituir una responsabilidad financiera primordial del mismo. El financiamiento estatal sólo podría considerar a los grupos en extrema pobreza o en situación de riesgo. Las experiencias de los países que han implementado el modelo de cobertura universal bajo la forma de seguro social público, tales como Colombia, México y Chile no han logrado mejoras sustanciales, debido a su orientación comercial y a los costos de los subsidios estatales.

Mientras tanto, la Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) aboga por el derecho a la salud para todos los ciudadanos, sin distinción alguna, con el Estado como garante del financiamiento y la administración. Cuba, que ha puesto en práctica este modelo durante casi 50 años, y Brasil con más de 25 años de experiencia demuestran, a través de sus indicadores de salud, que la posibilidad de implementar una política basada en el derecho a la salud, inclusiva a todas las personas sin distinción y con financiamiento estatal, resulta menos costosa.

En la actualidad, la campaña a favor de la CUS es muy intensa. Todos parecen concordar con este objetivo. Sin embargo, es importante hacer hincapié en que la CUS es un término ambiguo. En particular, esto es evidente en América Latina, donde se emplean dos conceptos diferentes. Uno se refiere a las modalidades de los Seguros de Salud, sean voluntarios u obligatorios, públicos o privados o en diferentes combinaciones. El otro concepto se refiere a un Sistema Único de Salud Pública (SUSP); es decir, un sistema de salud unificado, no mercantilizado, integrado y financiado con fondos públicos provistos por el Estado.

Es fundamental diferenciar los dos conceptos y establecer criterios uniformes de análisis para comparar sus logros. En este contexto, éstos son: la población y la cobertura médica en sus categorías de acceso universal segmentado y el uso del servicio y las posibles barreras; el origen y la gestión de los fondos para la salud; el tipo de proveedores; el gasto en materia de salud pública y privada; la distribución de los costos y el gasto de bolsillo; el impacto en las medidas de salud pública y en las condiciones sanitarias; así como la equidad, la participación popular y la transparencia.

La experiencia latinoamericana en la reforma del sector salud solo puede entenderse en el contexto del ajuste estructural, que se extendió por el subcontinente a partir de la década de 1980. El modelo hegemónico de la reforma continúa siendo el del aseguramiento público “universal”, diferente a los modelos europeos, porque está configurada bajo los principios del mercado (interno o externo) y la competencia administrada bajo múltiples formas.

El acceso a los servicios y su uso dependen principalmente de diferentes clases de barreras -geográficas, culturales, burocráticas- así como de la actitud adoptada por el equipo de salud. Estas barreras son particularmente frecuentes en los sistemas creados recientemente y en los países pobres, puesto que carecen de recursos físicos y humanos.

Puesto que los SUSP ofrecen atención médica integral tienen mejores condiciones para promover y poner en práctica acciones de salud pública, tales como educación para la salud, promoción, prevención y detección temprana de enfermedades. También son más adecuados para la acción intersectorial con otros ministerios y tienden a formar parte de las políticas sociales y económicas progresistas que abordan una serie de determinantes sociales de la salud.

La participación social es el corazón de los SUSP por dos razones. Una de ellas es que en América Latina es el resultado de la participación social masiva, y la otra es que la participación se ha institucionalizado, a través de los consejos de salud, en todos los niveles.

Reseñó e indizó JLT

Volver al Boletín Nº 22

 Imprimir  Email

Offers and bonuses by SkyBet at BettingY com

Nota del Editor: El editor no se responsabiliza por los conceptos u opiniones vertidos en las entrevistas, artículos y documentos reseñados en este Boletín, los cuales son de exclusiva responsabilidad de los respectivos entrevistados, autores o colaboradores.

    

Staff Boletín DPT 

          

Director:
Sr. Guillermo Gómez Galizia.
Coordinador Editorial:
Lic. José Luis Tesoro
Asesor:
Dr. Carmelo Polino

ISSN 2525-040X

         Logo DPT PNG2

Nuestras Carreras

logo-png-chicoConozca todo sobre las diplomaturas y postgrados de DPT.

Redes Sociales

Icono Facebook Grande       Icono Twitter Grande 

Seguinos en las distintas Redes Sociales

Quiénes Somos

logo-ico-chicoLa Fundación, sus fundamentos y valores.