Encabezado Boletin
ISSN 2525-040X   

Número 24, Abril de 2018

"Producción Pública de Medicamentos en la Argentina: Propósitos, posibilidades y desafíos"

Bramuglia, Cristina; Godio, Cristina; Abrutzky, Rosana: *La producción pública de medicamentos en la Argentina: Interrogantes y oportunidades*

Publicación realizada en el marco del proyecto UBACYT 20020110200316 con sede el Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, UBA. Realidad Económica N° 266, 16/02-31/03/2012

https://logueos.com/adjuntos/1336046549-c87bbfe5-9d44-6d9b.pdf 

Descriptores: <Argentina> <Farmacología> <Instituciones estatales> <Laboratorios> <Industria farmacéutica> <Productos farmacéuticos> <Medicamentos> <Medicamentos esenciales> <Vacunas> <Materias primas> <Política de salud> <Programas gubernamentales> <Programas de trabajo> <Programas de investigación> <Investigación> <Producción> <Capacidad de producción> <Aumento de la producción> <Fomento de las inversiones> <Necesidades de inversiones> <Ingresos por inversiones> <Inversiones industriales> <Proyectos de inversión>

La sanción de la Ley N° 26.688/2011, de Investigación y producción pública de medicamentos como bienes sociales, abre nuevas posibilidades y variados interrogantes: alternativas para superar las limitaciones institucionales que enfrentan los laboratorios públicos, opciones de política sectorial que superen las dificultades que enfrenta la provisión de salud pública en la Argentina, posibilidades de los laboratorios públicos de desarrollar actividades de I-D significativas acorde con los avances de la biotecnología, entre otros.

El dilema actual para el Estado es financiar a la industria nacional privada o coordinar/diseñar un plan de desarrollo conjunto entre los organismos pertenecientes al Complejo Científico Tecnológico que posean laboratorios para articular investigación farmacológica básica estatal y la producción de medicamentos esenciales y huérfanos para más del 50% de la población argentina que sólo dispone de cobertura médica pública.

Introducción

Con posterioridad a la creación del Plan Nacional de Medicamentos, después de la crisis del año 2001 se detectaron iniciativas tendientes a impulsar la producción de los laboratorios públicos. Es así como en el año 2008, por iniciativa estimulada desde el Ministerio de Salud de la Nación, se creó el Programa de Producción Pública de Medicamentos, Vacunas y Productos Médicos. El objetivo del mismo es impulsar la firma de convenios con laboratorios públicos para proveer Medicamentos al Programa Remediar+ Redes entre otros Programas nacionales a un precio muy inferior que los prevalecientes en el mercado.

Históricamente, la típica disputa del mercado farmacéutico se produjo entre la industria nacional e internacional. Los laboratorios públicos existían, algunos ya desde décadas atrás pero nunca fueron visualizados como una amenaza por el sector privado hasta que recientemente el Estado consideró la creación de la Red Nacional de Laboratorios de Producción Pública de medicamentos -RELAP- y la posibilidad de que estas empresas abastecieran a los hospitales, los centros de salud y Programas Nacionales como el Plan nacer, PROFE y Remediar+Redes.

Es entonces cuando comienza el malestar de la cámara industrial que reúne a los empresarios nacionales, quienes se sienten amenazados por la promulgación de la ley 26.688/2011.

Esta ley de apoyo a la producción pública de medicamentos es valorada por los integrantes de la Red Nacional de Laboratorios Públicos y provocó malestar, especialmente en las empresas nacionales adheridas a la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos CILFA. Éstos tienen interés en que el financiamiento destinado a la industria farmacéutica sea para estas empresas. La Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME) -que representa básicamente a las empresas de capital extranjero- expresa que no piensa que los laboratorios públicos constituyan una amenaza para ellos.

Los laboratorios públicos producen por lo general medicamentos esenciales, sueros antiofídicos y tuberculostáticos. No producen medicamentos de alto costo como los antitumorales ni los medicamentos para el tratamiento del HIV.

Los entrevistados opinan que los laboratorios públicos deberían cubrir la “demanda” (más bien las necesidades) de la población más vulnerable que sólo tiene cobertura pública de salud.

La existencia de laboratorios públicos no tiene incidencia en la fijación de precios del mercado farmacéutico que es un oligopolio caracterizado por la presencia de empresas grandes que abastecen gran parte de la demanda y establecen un piso para los altos precios de sus productos.

El circuito de tráfico de los medicamentos públicos es muy limitado y complejo y depende de la habilitación del ANMAT. La circulación de estos productos depende del tipo de entidad nacional, provincial o municipal que los produce, ya que excepto unos pocos laboratorios, casi todos son dependencias de Universidades, Provincias o Municipios. Alrededor de una decena de laboratorios tienen la habilitación nacional de ANMAT de algunos de sus productos, lo que los habilita para su distribución. El resto tienen habilitación provincial o municipal. Las farmacias hospitalarias producen, básicamente medicamentos magistrales, para el consumo de los pacientes atendidos en sus hospitales.

La industria farmacéutica

La industria farmacéutica es muy compleja por la variedad de agentes que intervienen y la multiplicidad de actividades relacionadas con la salud.

Tanto en el nivel internacional como nacional, la industria farmacéutica está constituida con empresas pequeñas, medianas y grandes, estas últimas con una clara posición oligopólica dominante. Algunos de los factores que explican esta situación son: el tipo de productos, su grado de diferenciación y la complejidad de los procesos de elaboración.

Los rankings elaborados por fuentes privadas sitúan a la industria farmacéutica en la primera posición del listado de las industrias más rentables medidas en términos de tasa de ganancia en relación con sus activos y en segunda posición en términos de niveles de ingresos.

Típicamente, las empresas farmacéuticas de países como la Argentina, Brasil y México utilizan materias primas clave, drogas activas, de origen importado, realizan escasa actividad de investigación y desarrollo y desembolsan un elevado pago al exterior en concepto de regalías. Las razones para la importación de drogas activas son la utilización de economías de escala en las plantas productoras y la utilización de precios “de transferencia” o “precios de cuenta” entre las casas matrices y filiales.

La forma típica de operar de la empresa multinacional consiste en maximizar la ganancia global de todas sus plantas. Dicha la lógica genera conflictos con las empresas farmacéuticas locales.

Producción pública de medicamentos

Varios analistas resaltan la insuficiente conexión del sector científico y tecnológico argentino en su interior y con las demandas del sector privado y público. Ello imposibilita la transferencia de tecnologías y la incorporación de investigadores universitarios a las diferentes empresas del sector farmacéutico argentino

Este rasgo estructural ha sido muy perjudicial para el conjunto de la sociedad argentina, especialmente si se considera la salud como un bien “meritorio” es decir un bien que forma parte del capital social de una sociedad porque es imprescindible para el desarrollo.

El mercado farmacéutico tiene características específicas que lo diferencian de otros. En primer lugar, la demanda es relativamente inelástica respecto de los precios. En segundo término, los consumidores disponen de herramientas de decisión más limitadas en comparación con otro tipo de productos, ya que una parte importante de los medicamentos que se consumen se compran bajo receta y este factor convierte al profesional médico que define el tratamiento en el agente promotor determinante del medicamento que el paciente debe obtener. Como en otros tipos de mercado, los productores llevan a cabo grandes estrategias de marketing para promocionar sus productos; pero la gran proporción de personas que pagan y finalmente consumen estos bienes quedan libradas a un limitado poder de decisión y a una mínima información sobre el producto que consumirán

Si bien la industria farmacéutica argentina tiene una fuerte tradición de protección a la innovación tecnológica, el proceso por el cual se llega a la actual situación respecto de la legislación referida a propiedad intelectual de medicamentos está signado por la disputa entre los laboratorios nacionales (agrupados en CILFA y COOPERALA y los de capital extranjero (agrupados en CAEMe, así como también entre una parte de ellos con otros sectores productivos de gran significación económica y política.

El conflicto de intereses entre los referidos actores determinó una extensa negociación que -con avances y retrocesos- culminó en la sanción de la ley 24.481 de Patentes de Invención y Modelos de Utilidad, que fuera modificada posteriormente por las leyes 24.572/1996 y 25.859/2003.

Las firmas argentinas son, en general, mucho más pequeñas que las líderes y están insertas en un inferior estadio de desarrollo, en tanto sus innovaciones se orientan hacia cambios menores.

Dado que la masa de inversiones en IyD de las empresas nacionales es sustancialmente menor que el de las trasnacionales, se dedican mayoritariamente a desarrollar procesos de producción de moléculas desarrolladas en otros países.

Los laboratorios de capital extranjero demandan que, como mínimo, se revea la ley. Los mismos se apoyan en que el marco legal no es satisfactorio, no genera ni la tranquilidad ni la confianza mínima para garantizar inversiones futuras, por no asegurar la propiedad intelectual de las patentes. En ese marco, la P.M.A., el “lobby” farmacéutico estadounidense, solicitó a su gobierno la aplicación lisa y llana de sanciones económicas contra la Argentina, como respuesta a la nueva ley de patentes.

En contraposición, los laboratorios nacionales argumentan que la ley es buena, y se adapta al marco legal creado por el GATT. Afirman, además, que en Chile, una vez sancionada la nueva ley de patentes, por la cual los laboratorios extranjeros tienen mayor poder que el que les confiere la ley argentina, cerraron seis laboratorios transnacionales, ya que al permitirse a las empresas extranjeras el monopolio, es altamente probable que importen sus productos desde sus países de origen y cierren sus unidades de producción local.

La industria farmacéutica ha crecido en la última década en términos de producción y exportaciones de forma tan notable que se ha planteado como modelo alternativo sectorial el otorgamiento de subsidios y financiamiento para actividades de I-D a la industria nacional.

Se observa una tendencia a la habilitación de nuevos laboratorios públicos. Esta iniciativa proviene de grupos de investigadores de las Universidades de Buenos Aires y de La Plata y de hospitales públicos que desde hace años vienen impulsando la producción pública de medicamentos para garantizar a la población, en especial de bajos recursos, el acceso a ellos. No llegan al 10 % los laboratorios públicos que cuentan con la habilitación de ANMAT.

Las formas de distribución de los medicamentos difieren. Hay laboratorios públicos que distribuyen, otros que intercambian productos principalmente al sector público estatal, provincial o municipal, de hecho existe un caso que es el de Hemoderivados de Córdoba que vende en el país y en países de América latina. Los productos certificados por el ANMAT son de diversa índole. Se habilitaron para la distribución nacional los productos del Laboratorio de Hemoderivados de Córdoba tales como Albúmina, IgG Endovenosa Liofilizada y Líquida, Inmunoglobulina G Intramuscular Poliespecífica, Inmunoglobulina Antitetánica, Inmunoglobulina Anti-Rh, Factor VIII, A otros, como Laboratorios LEMSE SE, ANMAT habilitó la producción en el nivel nacional de productos esenciales para las patologías más comunes. Laboratorios Puntanos de la Universidad de San Luis es uno de los cuatro laboratorios de PPM (junto al LIF de Santa Fe, al LEM de Rosario y al LAFORMED de Formosa), que empezó a suministrar medicamentos para el Plan Remediar en cinco especialidades medicinales diferentes en la gestión anterior del Ministerio Nacional de Salud. Sin embargo, este mecanismo de distribución fue desactivado en la actual gestión (Isturiz 2011).

Respecto de la elaboración de fármacos “huérfanos* los laboratorios públicos realizan algunas producciones y, potencialmente podrían estar en condiciones de abastecer esta demanda más ampliamente. La Comisión Nacional de Energía Atómica-CNEA-y el Instituto Balseiro en Bariloche desarrollaron aplicaciones de la energía nuclear con fines médicos y de innovación como la medicina nuclear, muy específica*

Los medicamentos “huérfanos” son aquellos que, respondiendo a necesidades de salud pública, no desarrollados ampliamente por la industria farmacéutica, ya sea por razones financieras, ya que van destinados a un reducido grupo de pacientes. Laboratorios de Hemoderivados de Córdoba produce algunos productos huérfanos, Talleres Protegidos tiene una línea de productos para la tuberculosis y otra de psicofármacos, con autorización de la ANMAT y realiza su propio control de calidad, desde el ingreso de la droga hasta el producto terminado, destinado al sistema público de salud porteño y a su red de atención de la tuberculosis. Se prevé que el Laboratorio de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario produzca medicamentos huérfanos. A partir del subsidio recibido en el año 2011 el Laboratorio Universitario de la Facultad de Ciencias Exactas de La Plata (UNLP), realiza investigación y desarrollo en medicamentos huérfanos pediátricos; drogas olvidadas e investigación en la descomposición de principios activos. Si continúa el apoyo estatal estaría en condiciones de producirlo próximamente.

Hay laboratorios tales como Talleres Protegidos y el de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP en los cuales la ociosidad oscila alrededor de 90% y otros como el Laboratorio de Farmacia de la Municipalidad de Río Cuarto tiene 0% de capacidad ociosa, pero produce para la Municipalidad porque no tiene habilitación de ANMAT.

Por otra parte, LEMSE SE de la provincia de Santa Fe afirma que ”no tendría ociosidad si trabajara 3 turnos por día pero tiene limitada demanda”; actualmente realiza dos turnos y registra una capacidad ociosa del 40%. El Laboratorio de Hemoderivados “Presidente Illía” de la Universidad Nacional de Córdoba tiene una capacidad promedio ociosa del 45%, distribuida en diferentes productos hemoderivados: 50 % en cuanto al fraccionamiento de plasma. Genéricos: 30-40%. Sin embargo el objetivo de este laboratorio es abastecer hemoderivados a toda la población del país y genéricos a la provincia de Córdoba, productos médicos para toda la población del país. No realizan intercambios por ser productores y no efectores del Sistema Salud, vende genéricos y hemoderivados a municipios, provincias y al territorio nacional.

Sin embargo, realizan ventas al sector privado y exportan a países de América latina, ya que ofrecen productos sofisticados que sólo este laboratorio produce. El Laboratorio tiene como proveedores para Hemoderivados el plasma humano de donantes sanos no remunerados de la Argentina, el Uruguay y Chile. Para elaborar genéricos los laboratorios públicos se abastecen de los principios activos adquiridos a los proveedores tradicionales de la industria farmacéutica.

La utilización de las instalaciones de los laboratorios públicos por debajo de su capacidad estaría reflejando que los costos por unidad producida son muy altos y que la productividad por capital instalado es muy baja a menos que se reconviertan para lograr capacidades óptimas de producción. Esta cuestión, constituye, sin duda un interrogante para la política pública.

Sin embargo, en varios laboratorios las condiciones de las instalaciones y del equipamiento se constituyen en una seria limitación para que sea posible utilizar su capacidad potencial de producción.

Al reflexionar acerca de la causa que ha provocado las limitaciones en el desarrollo de los laboratorios estatales se concluye que se trata del contexto institucional en el cual se desarrollan, es decir en las especificidades del sistema de salud en la Argentina..

Observaciones finales

La investigación concluye resaltando la importancia de evaluar la posibilidad de impulsar la producción pública de medicamentos Particularmente di se consideran los medicamentos como bienes meritorios que mejoran la calidad de vida de la sociedad y la necesidad de proveerlos a la población que no tiene otra cobertura que la pública y que supera al 50% en algunas regiones.

El Estado debería diseñar un programa coordinado entre todas las instituciones involucradas (los Ministerios de Salud nacionales, provinciales y municipales, los organismos que integran el Complejo Científico y Tecnológico y el actual Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, industria y Comercio, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto) .

Podría promoverse la investigación básica estatal en especial la orientada a producir medicamentos huérfanos, esenciales y los destinados al tratamiento de enfermedades endémicas de la Argentina. Sin embargo, esta política requiere una condición esencial y que constituye un desafío histórico: la construcción de un Estado de bienestar eficaz, asignatura pendiente para la Argentina.

Reseñó e Indizado por JLT

Volver al Boletín Nº 24

 Imprimir  Email

Offers and bonuses by SkyBet at BettingY com

Nota del Editor: El editor no se responsabiliza por los conceptos u opiniones vertidos en las entrevistas, artículos y documentos reseñados en este Boletín, los cuales son de exclusiva responsabilidad de los respectivos entrevistados, autores o colaboradores.

    

Staff Boletín DPT 

          

Director:
Sr. Guillermo Gómez Galizia.
Coordinador Editorial:
Lic. José Luis Tesoro
Asesor:
Dr. Carmelo Polino

ISSN 2525-040X

         Logo DPT PNG2

Nuestras Carreras

logo-png-chicoConozca todo sobre las diplomaturas y postgrados de DPT.

Redes Sociales

Icono Facebook Grande       Icono Twitter Grande 

Seguinos en las distintas Redes Sociales

Quiénes Somos

logo-ico-chicoLa Fundación, sus fundamentos y valores.