Newsletter DPT Nro. 38

ISSN 2618-236X

Junio / 2019

Los beneficios de la actividad física sistemática

Nunca es tarde para comenzar

Las pautas estándar para la actividad física aeróbica recomiendan que los adultos dediquen al menos 150 minutos por semana a la actividad aeróbica moderada o 75 minutos por semana a la actividad vigorosa o a una combinación equivalente de ambas. Sin embargo, la mayor parte de la evidencia sobre los beneficios de tales pautas para la salud proviene de estudios que miden la actividad física durante la mediana edad (40 a 60 años). En ningún estudio parece haberse examinado cómo la actividad física resulta beneficiosa durante las diferentes etapas de la edad adulta.

La pregunta que orientó la investigación reseñada fue: ¿Existe una asociación entre el patrón de actividad física durante la adolescencia, la adultez temprana, la media y la posterior con la mortalidad por cualquier causa o causa específica?

El estudio, basado en una cohorte de 315.059 participantes, encontró que si bien la actividad física de largo plazo es importante para reducir el riesgo de mortalidad, volverse físicamente activo más tarde (por ejemplo, a los 60 años) puede proporcionar beneficios análogos en la salud. Ello indica que nunca es demasiado tarde para comenzar la actividad física.

Fuente: “Association of leisure-time physical activity across the adult life course with all-cause and cause-specific mortality”. Pedro F. Saint-Maurice, Diarmuid Coughlan, Scott P. Kelly, Sarah K. Keadle, Michael B. Cook, Susan A. Carlson, Janet E. Fulton, Charles E. Matthews. Original Investigation Cardiology- JAMA Net Open. 2019; 2(3):e190355. March 8, 2019. DOI: 10.1001/jamanetworkopen.2019.0355

Imagen: Bernard Chan