La Revolución del Conocimiento y sus Desafíos.

Varios analistas e instituciones señalan que hoy asistimos al comienzo de una cuarta revolución industrial. Hay tecnologías horizontales emergentes que se expanden de forma vertiginosa apoyadas en un enorme esfuerzo financiero de investigación e innovación. El creciente desarrollo de sistemas artificiales inteligentes, nuevas fuentes energéticas, robótica, nanotecnología, biotecnología, impresión 3D y automatización, o el amplio abanico de las tecnologías integradas de información y comunicación son ejemplos de las fuerzas del cambio. A ello debe sumársele el crecimiento del poder de cómputo y la gigantesca cantidad de datos disponibles (aquello que hoy se conoce con el nombre de big data) que incrementalmente están modificando los procesos de producción y las relaciones entre agentes económicos y sociales.

Junto a las transformaciones de la tecnología existen además mutaciones socio-económicas, geopolíticas y demográficas que en buena medida son dinamizadas o afectadas por el cambio tecnológico. Entre ellas, los cambios en los sistemas de salud derivados de procesos como la creciente urbanización o el envejecimiento poblacional; pero que a su vez incluyen otros aspectos como los problemas derivados de los modelos de concentración de los negocios en el área de la salud que afectan a la prestación de los servicios que, en el caso concreto de la Argentina, se dan en un contexto nacional con huecos importantes en materia de normativa y legislación.

La conclusión inevitable es que el mundo está volviendo a cambiar de una manera profunda, irreversible y ciertamente dramática. El impacto de estas transformaciones terminará repercutiendo en todos los ámbitos de la vida social: desde las industrias tradicionales al cuidado de la salud, pasando por el diseño de las políticas públicas y la educación hasta las normativas y leyes, o a la forma en que nos relacionamos y vivimos en sociedad. Tenemos en este sentido muchas oportunidades pero igualmente hay desafíos e incertidumbres por delante, fundamentalmente en países como la Argentina que aún no han podido transitar hacia una economía basada en el conocimiento y la innovación. Será crítico anticiparnos y prepararnos para los desafíos políticos y sociales a los que nos enfrenta la actual transición que afectará a nuestro modelo tecnológico, económico y social.

Pese a que se propone que uno de los ejes fundamentales de la economía del conocimiento es la articulación entre el sistema científico-tecnológico y el ámbito productivo, son pocas las investigaciones que estudian el vínculo ciencia-empresas como relación social a partir de variables sociológicas y contextuales. Una consecuencia es que muy pocas veces los empresarios son interpelados de manera directa. Se trata por lo tanto de conocer más y mejor respecto de la importancia que los empresarios asignan para su desenvolvimiento a los potenciales aportes de conocimiento provenientes del sistema de ciencia y tecnología, el grado de aprovechamiento actual de los mismos, y las formas que asumen las vinculaciones. Se dará, también, prioridad a la identificación de los principales obstáculos que las traban o dificultan, a fin de disponer de criterios adecuados para un mejor diseño de políticas al respecto. Esperamos además que la adopción de una perspectiva comparada entre países de la región ayude a identificar factores comunes de la cultura de la innovación que permitan formular recomendaciones de políticas para el fortalecimiento de la relación ciencia-empresas.

 Imprimir  Email

Offers and bonuses by SkyBet at BettingY com

Nuestras Carreras

logo-png-chicoConozca todo sobre las diplomaturas y postgrados de DPT.

Redes Sociales

Icono Facebook Grande       Icono Twitter Grande 

Seguinos en las distintas Redes Sociales

Quiénes Somos

logo-ico-chicoLa Fundación, sus fundamentos y valores.